Hay una ecuación cuyo resultado es aceptado por todos. Es aquella que afirma que casa más amigos siempre da como resultado varias botellas de vino descorchadas, y algunas pizzas para compartir. Y es que en estos días nuestras papilas se sentirán tentadas en más de una ocasión por una apetitosa pizza. ¿Pero es posible convertir este popularísimo plato de origen italiano, en un deleite gustativo a la altura de tan añorados reencuentros?.

—¡Claro!, busquémosle un vino que la realce…

Pizza Margarita – Una pizza sencilla, pero que precisa de unos ingredientes de primera para que no resulte insulsa (masa bien horneada, una salsa de tomate natural, queso rallado y albahaca fresca); Una obra maestra que casa sensacionalmente con un vino blanco aromático, fresco y de carácter atlántico. Mi apuesta es un Fareixa de Ribeiro, aunque no descartaría Alta Pavina Rosé.

Pizza Alla Puttanesca– Esta pizza comparte los mismos ingredientes que los spaguetti alla puttanesca: tomate, anchoas, alcaparras y aceitunas; La salinidad de las anchoas abren la puerta a los vinos sápidos de crianza biológica del sur. Nada mejor que un Fino Inocente.

Pizza Capricciosa – Un clásico de Italia (tomate, mozzarella, setas y aceitunas negras); Es el momento de dar salida al tinto, pero no uno cualquiera, busquemos equilibrio y frescura frutal, busca un Sotorrondero de Gredos.

Pizza Quattro Formaggi– Llegó el momento de los quesos cremoso y mantecosos (Gouda, Mozzarella, queso azul, de cabra, Emmental, Roquefort, Parmesano…); “Os lo voy a dar queso”, me decanto por la frescura frutal de un 3Elementos de la Ribera del Duero.

Pizza Carbonara – Bacon, cebolla, huevo y, por supuesto, nata, son sus principales ingredientes; Unas puntas lácteas y cremosas que se balancean de maravilla con la frescura de un espumoso Brut Nature como este Parxet.

 

—¿A quién le apetece una pizza?

Aceptamos que las pizzas sean del Telepizza, pero el vino déjanoslo a nosotros…

 

Dejar una Respuesta